Heredamos un amor y un profundo respeto por nuestro terroir, que sostenemos en todo lo que hacemos. Acompañamos con extrema dedicación el proceso de nuestros vinos. Cosechamos las uvas manualmente en fincas propias y las transportamos en cajas de 20 kg para cuidar al máximo nuestra uva. Un doble proceso de selección y el uso de la gravedad mantienen su máxima pureza. ​En barricas de roble americano y francés dejamos reposar nuestros vinos, selectos en calidad y origen. ​Orgullosos representantes de la esencia de Cafayate, hacemos nuestros vinos de altura El Porvenir, Laborum y Amauta, con raíces en el futuro de Cafayate.